Ellos le quitaron la vida a Fátima por venganza a su mamá. La mujer la conocía y habían tenido problemas, antes

Por una venganza hacia la mamá de Fátima, se especula le quitaron la vida a su hija, la niña Fátima de 7 años de edad, ellos son los culpables

Antes que nada, quitemos el: presuntos, aunque la ley mexicana diga que toda persona es inocente hasta que se le demuestre lo contrario, es un hecho que estas 2 personas son culpables.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México identificó a dos presuntos responsables de quitarle la vida a la niña Fátima son: Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera, cuya fotografía estás viendo ahora en pantalla.

La identificación fue hecha tras el cateo al domicilio ubicado en la calle San Felipe de Jesús número 17, colonia San Felipe, en la alcaldía de Xochimilco.

En esa casa se encontraron prendas de la menor y de la mujer que la sustrajo, informó desde anoche la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Según testimonios de vecinos, recabados por el periódico El Universal, la niña conocía a la mujer, quien habría tenido problemas con la madre de la menor, por lo que no descartaron que se haya tratado de una posible venganza.

De acuerdo con los vecinos, Giovana Cruz tiene dos hijos que van en la misma escuela a la que iba Fátima.

Lara López indicó que la Fiscalía solicitará órdenes de aprehensión contra los dos presuntos responsables, quienes podrían alcanzar una sentencia de entre 80 y 140 años de prisión, en caso de ser hallados culpables.

El funcionario pidió de nueva cuenta la colaboración de la ciudadanía para la localización de las personas.

Con llanto y canciones como “Adiós, adiós”, “Duérmete mi niña” y otras melodías al son del mariachi, cientos de personas presenciaron la despedida de la pequeña Fátima.

Cerca de las 17:00 horas del día martes 18 de febrero, el contingente llegó al panteón y entre canción y canción se lanzaban porras para la pequeña y gritos que exigían justicia.

Pedían a las autoridades detener a la mujer que presuntamente sustrajo a la niña de siete años de edad y cuyo cuerpo apareció sin vida en las inmediaciones de la alcaldía Tláhuac.

Un grupo de mariachis encabezó el acto, que quedará como una herida “abierta” a los vecinos y familiares de la colonia Santiago Tulyehualco.

Trabajadores de la Ciudad de México se encargaron de hacer el espacio en la tierra donde ya descansa Fátima, en un ataúd blanco.

Los padres de Fátima acudieron al sepelio, pero se retiraron casi en seguida de ver depositados los restos de su hija para evitar a los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *