Hija te voy a construir tan fuerte que nadie te va poder romper

Lamentablemente vivimos en un mundo donde, a pesar de los grandes esfuerzos que se han hecho, la realidad es que las mujeres estamos en desventaja con los hombres, en la mayoría de las situaciones del día a día.

Por esto, es importante que criemos a nuestras hijas fuertes, para que sepan que nada ni nadie puede detenerlas.

Si tú tienes una pequeña en casa, dedícale estas palabras:

Hija mía, quiero que conquistes al mundo. Quiero darte todas las herramientas y todos los conocimientos necesarios para que salgas de casa y luches contra todo lo que venga.

Quiero que entiendas que el mundo de color de rosa terminará algún día, que yo no podré acompañarte siempre, aunque quisiera. También habrá ocasiones en las que sentirás miedo y no sabrás que hacer, pero al final del día entenderás que no siempre está en ti dejar que una situación te quiebre y te lastime.

De ser así, cáete, y acércate y llora conmigo, yo estaré para escucharte y apoyarte; pero después limpia esas lágrimas y aprende de tus errores para que seas más fuerte y valiente la siguiente vez.

Nunca dejes que alguien te diga que no mereces lo que quieres. No permitas que le quiten valor a la gran persona que eres y recuerda que existen cosas mucho más importantes que el físico. Aprende a poner en alto tus creencias y valores y no te olvides que eres mucho más grande de lo que muchos podrán llegar a creer.

Cuando alguien te diga que “no puedes hacer algo” no te ofendas, ni los ofendas; por el contrario hazlo como tú sabes y deja que tus acciones les demuestren lo equivocados que estaban.

Si tú misma entiendes lo importante y fuerte que eres, nadie más podrá dañarte, ni menospreciarte. Sin embargo, permítete cometer errores, pues muchas veces las malas experiencias nos enseñan cosas que no sabíamos.

Habrá personas que te busquen solo para obtener un beneficio tuyo, y esto te lastimará; por eso quiero que entiendas la importancia de soltar, para que cuando alguien se aleje de ti, no sufras tanto.

Recuerda que aún en los malos momentos tu empatía con otras personas y tu gran carisma te ayudarán a salir adelante. No te llenes de malos recuerdos o de rencores, pues éstos solo terminarán afectándote a ti.

Nunca permitas que te falten el respeto, que te humillen, que te alcen la voz o te quieran poner una mano encima. Demuéstrales que no necesitas eso en tu vida y aléjate.

No tengas miedo a soñar en grande, si tienes un presentimiento de que puedes alcanzar ese sueño, seguro lo lograrás. Solo tienes que creer en ti y dedicarle el tiempo y el esfuerzo necesario para alcanzar tus metas y objetivos.

Ámate, enamórate, conócete y conoce tu soledad, sin miedo al qué dirán. Es tu vida y la de nadie más. Yo por mi parte voy a criarte tan fuerte, que nadie podrá romperte.

Finalmente, prométeme que cuando todo parezca gris, recordarás que tienes a muchas personas que te amamos y que creemos en ti. Yo estaré siempre con los brazos abiertos para recibirte y amarte todos los días de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *